Quita de subsidios: la boleta de luz promedio pasará de $1.900 a $5.700

0
0

Los usuarios que paguen la tarifa plena verán triplicadas las facturas, pero recién hacia fin de año. La web y la app para completar el formulario será Argentina Hogar.

Tasa de interés real positiva, menos subsidios energéticos, reducción del déficit fiscal, menor emisión monetaria y acumulación de reservas son los principales compromisos asumidos por el ministro de Economía, Martín Guzmán, con el FMI en enero. En medio de la desbandada de los precios, esta semana el Palacio de Hacienda avanzó finalmente para intentar cumplir con dos de esas obligaciones asumidas y, a la vez, capear la inflación.

Por un lado, subió la tasa de interés lo que incentiva el ahorro en pesos, pero ralentiza la marcha de la economía al encarecer los costos y el financiamiento. No obstante a ello, Guzmán priorizó evitar que se descontrole el tipo de cambio, lo que inyectaría más kerosene a la economía ya incendiada. Al mismo tiempo, debe recortar el gasto energético según lo pactado con el FMI, pero esta meta ya se descuenta que no se cumplirá debido al abrupto crecimiento de los precios del GNL, que importa la Argentina en los meses de invierno.

Pese a ello, el compromiso con el organismo que lidera Kristalina Georgieva es evitar un mayor crecimiento del gasto energético avanzando en un incremento de las tarifas, por un lado; y en la eliminación de los subsidios, por otro. Así las cosas, antes de que concluye el primer semestre, se aplicará la segmentación de las tarifas.

En esta primera etapa, los sectores de alto poder adquisitivo, calculado en apenas el 10% de los usuarios de luz y gas natural por red de la Argentina, tendrán un ajuste del 200% en sus boletas.

Fuentes oficiales detallaron a minutouno.com que el impacto de la quita de los subsidios será en tres tramos, con aumentos en la factura promedio $1.200 por bimestre. Así las cosas, las familias que paguen la tarifa plena verán el siguiente esquema: el consumo medio de luz que en junio fue $1.900, costará en agosto $3.200; en octubre $4.400 y en diciembre $5.700.

Es decir, manteniendo el mismo consumo promedio, la factura sin ningún subsidio tendrá un aumento del 200 por ciento o, dicho de otra forma, se triplicará.

De acuerdo a estimaciones de la Subsecretaría de Planeamiento Energético, son 1,6 millones de usuarios del servicio eléctrico y 1,2 millones de usuarios de gas natural los que sufrirán este impacto de precios. Representan entorno al 10% del total de los usuarios de los servicios energéticos, y disponen de ingresos que equivalen a 3,5 canastas que miden la pobreza; o bien cuentan con 3 vehículos, o con 3 propiedades, o con alguna aeronave, alguna embarcación náutica o tienen inversiones en el mercado financiero. Con que tengan una sola de estas condiciones ya califican para pagar la tarifa plena.

Este martes el Indec dará a conocer el valor de la canasta que mide la pobreza en mayo y, según supo este portal, será de unos $100.000, por lo que 3,5 canastas equivalen a $350.000. Este valor cambiará todos los meses en función al dato que informe el Indec, pero será a partir de $350.000 que entrará a regir el monto para hacer el corte entre los hogares que seguirán recibiendo los subsidios y los que tendrán la quita 100%.

Como se comunicó en el decreto publicado el jueves último, se contabilizarán los ingresos totales del hogar, no sólo los ingresos del titular del servicio.

Las familias de alto poder adquisitivo, sea declarado o no declarado, no deben solicitar mantener el subsidio. El Gobierno apela a la responsabilidad ciudadana de estos sectores, a quienes se les pide que paguen la tarifa plena por considerar que cuentan con suficientes recursos económicos para afrontarla.

¿Qué pasa con los sectores en situación de vulnerabilidad social y los grupos definidos como «clase media»?

¿Si no se completa el formulario, se quitan los subsidios de forma automática?

Aquel usuario que considere que no tiene esos ingresos totales por más de $350.000 ni dispone de 3 autos o 3 viviendas deberá solicitar que le conserven el subsidio. Si no lo hace, automáticamente serán dados de baja, confiaron fuentes vinculadas con la segmentación de las tarifas a este medio.

De todas formas, el equipo que diseñó la quita de subsidios contempló distintas instancias para garantizar que quien realmente necesite la ayuda económica, la conserve. Si durante junio y julio por distintas razones un usuario no completó el formulario, podrá hacerlo en cualquier mes hasta diciembre inclusive.

El Gobierno cotejará los datos cargados con los registros de la Anses, AFIP, Trabajo y el consumo de tarjetas de crédito y evaluará si le corresponde o no mantener los subsidios a la luz y al gas. Si el pedido para no pagar la tarifa plena es denegado, habrá otra instancia donde el titular del servicio podrá cuestionar ese rechazo, y las autoridades volverán a revisar su resolución.

«Se busca garantizar que aquel usuario que necesite el subsidio lo conserve; por eso habilitamos varias opciones para completar el formulario, y además hicimos gradual la quita del subsidio para que durante todo el proceso si hay revisiones se pueda luego corregir cualquier decisión adoptada», señalaron a minutouno.com fuentes vinculadas con la segmentación de las tarifas.

En la línea de que ningún hogar sin suficiente capacidad de pago se quede sin subsidios, el Gobierno también creó una figura- «Usuarios residencial del servicio»- para contemplar los casos de los inquilinos que no tienen la luz y el gas a su nombre, o bien para aquellos clientes que tienen el titulo de propiedad del inmueble en trámite, o están en proceso de sucesión o cualquier otro inconveniente que le dificulte tramitar la titularidad del servicio energético, pero sin que ello le impida solicitar mantener el subsidio.

¿Dónde completar el formulario?

Se podrá hacer a través de la página web Argentina/hogar, que será puesta en funcionamiento esta semana. Se dispondrá además de una aplicación (App Hogar), de una línea telefónica (0800) o bien se podrá recurrir a las oficinas de la Anses o de la distribuidora que le corresponda para completar el formulario.

¿Los inquilinos deberán cargar el contrato de alquiler en el formulario?

Voceros oficiales aseguran que el trámite no demorará más de 5 minutos y, lo central, no exigirá cargar ningún contrato de alquiler. Con solo completar la casilla de inquilino será suficiente. Esto se ideó para facilitarles el trámite a los inquilinos que no tienen un contrato de alquiler registrado y que en la actualidad si deben hacer el cambio de titularidad en la distribuidora, muchas de ellas – no todas- exigen la legalidad del contrato de alquiler.

Comentários no Facebook